Los “avalistas forzosos” podrán desvincularse del préstamo.

Entrada 12_06_18.png

1.- El inicio de la solución.

Poco a poco se comienza a materializarse la solución para todos aquellos “avalistas forzosos”, que, actuando en un contexto de consumidores y usuarios, fueron incluidos como condición sine qua non por las entidades bancarias, para que sus familiares o allegados pudieran adquirir la financiación deseada.

Sentencias por todo el territorio nacional empiezan a permitir la salida de estos “avalistas” que fueron incluidos como garantes, desconociendo realmente el alcance de su vinculación con la entidad bancaria. En el actual post, solamente nos centraremos en aquellos avalistas que se configuran en un contexto de consumidores y usuarios, aunque como veremos en futuros post, también hay posibilidad de que los otros “avalistas” se desvinculen de sus respectivos préstamos.

2.- El problema de los avalistas: el desconocimiento de la obligación a la que están vinculados con la entidad bancaria y de los beneficios que renunciaron sin conocerlos.

Desde “avalistas” que pensaban que solo estarían ligados al préstamo durante “x” años tras amortizarse un % determinado de dicho préstamo, hasta “avalistas” que directamente desconocen que deberán afrontar el pago íntegro, incluso antes de agoten los bienes del deudor hipotecario (titular del préstamo).

El mal denominado “avalista”, cuando realmente estamos ante un fiador en un contexto de préstamos/créditos, desconoce que su figura ha sido desvirtuada por la entidad bancaria a partir de la inclusión en forma de renuncia de sus beneficios-derechos (excusión, división y orden). A estas alturas muchos lectores se preguntaran a qué están obligados respecto su condición de “avalistas”.

3.- ¿Hasta qué punto estoy ligado con la entidad bancaria y de qué estaría obligado a responder en un hipotético escenario?

Lo más seguro es que, desgraciadamente si eres “avalista” formes parte de una escritura de préstamo hipotecario/personal dónde en su redacción figures como fiador solidario con renuncia a los derechos excusión, división y orden. ¿Qué significa este hecho? Que prácticamente estás al mismo nivel de responsabilidad que el propio titular del préstamo hipotecario/personal y que respondes por la totalidad de la deuda que este titular no pueda asumir. Desde la experiencia, nos hemos encontrado con todo tipo de casos:

  • Entidades bancarias o empresas que han comprado el derecho de crédito de éstas frente a ti, reclaman el pago de las cuotas impagadas a los “avalistas” directamente.
  • Embargos en procedimientos de ejecuciones hipotecarias a los “avalistas” antes de liquidar todo el patrimonio del hipotecante deudor (titular del préstamo).

Cada caso deberá de ser examinado para determinar si el “avalista” vinculó todo su patrimonio o tan solo un inmueble (que en muchos casos era su vivienda habitual) pero en cualquier caso si eres avalista estás corriendo un riesgo. Eso seguramente ya lo sabías, ¿pero conoces realmente hasta dónde llega ese riesgo y el grado de vinculación con la entidad bancaria?

Con el presente post, pretendemos que quien sea avalista realmente sea consciente y conocedor de los riesgos que soporta y del alcance de su vinculación, para que así pueda anticiparse rápidamente ante cualquier contratiempo.

4.- ¿Qué opciones tengo para desvincularme como “avalista” de un préstamo hipotecario/personal?

Actualmente el clausulado que regulaba la figura del “avalista” puede ser declarado nulo por abusivo y en consecuencia, ser expulsado de la regulación de la escritura del préstamo, desvinculándose así el avalista completamente.

Podrían beneficiarse desde personas que fueron incluidos forzosamente como a avalistas para un préstamo al consumo de sus allegados (normalmente préstamos hipotecarios para adquisición vivienda habitual), hasta avalistas respecto préstamos de empresas de familiares o allegados, que no tienen ninguna vinculación al uso con estas mercantiles y su objeto social.

 


 

bbs_abogados2017

Desde BBS ABOGADOS siempre recomendamos que en temas bancarios y financieros se conozca realmente el alcance de la operación que se realiza y las obligaciones a las que puedes estar vinculado en determinados escenarios. Una buena defensa siempre es más solida y coherente si desde el primer momento se es consciente del calado del asunto.

 

 

Anuncios

Primeros pasos tras el impago de deudas hipotecarias para su negociación.

Entrada 1_AEl aspecto más importante que debe tener en cuenta un afectado por un impago es el número de cuotas impagadas. En la actualidad, sin perjuicio de futuras modificaciones a partir de la nueva Ley Reguladora de los contratos de crédito inmobiliario que verá la luz durante este 2018, el limite de cuotas impagadas son 3.

Esto quiere decir que hasta que no se produzcan 3 impagos de cuotas o impagos por cantidades equivalentes a 3 cuotas, la entidad bancaria no podrá dar por vencido el préstamo a partir de la cláusula del vencimiento anticipado. Cuyos efectos en procedimientos hipotecarios se están debatiendo en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

EFECTOS DE LA APLICACIÓN DEL VENCIMIENTO ANTICIPADO:

  • Apertura de la situación de contencioso: En primer lugar se produce la apertura de la situación de contencioso, lo que comporta que la entidad bancaria, “traslade” la gestión de tu deuda hipotecaria a un despacho jurídico colaborador con la entidad bancaria. Lo más importante de este punto, es que comienza a computarse un periodo de 3 meses aproximadamente, en el cual se “intenta alcanzar” un acuerdo amistoso/solución extrajudicial. Sin embargo, recientemente hemos observado una disminución de dichos plazos antes de que las entidades bancarias entren en sede judicial.
  • Cierre de la cuenta donde realizabas los pagos de la hipoteca: Como consecuencia de la situación de contencioso, se crea una cuenta “de contencioso” a los efectos de liquidar la deuda
  • Continúa la aplicación de los intereses de demora: Aunque dichos intereses de demora ya te los comenzaron a aplicar durante los impagos de las cuotas hipotecarias (junto con las comisiones de posiciones deudoras) dichos intereses y comisiones continuaran devengándose durante toda la situación de contencioso. Desgraciadamente, dichos intereses de demora no se adecuan al limite máximo establecido (interés remuneratorio + 2 puntos) por lo que en situación de contencioso seguramente te estarán liquidando intereses de demora abusivos.
  • Reclamación de la totalidad del préstamo pendiente de liquidar: Una vez la deuda ya la está gestionando un despacho jurídico de la entidad bancaria, te remitirán burofax reclamándote el pago de la totalidad del préstamo pendiente de amortizar (incluyendo las cuotas impagadas junto con los intereses de demora y las comisiones por posiciones deudoras).

LA IMPORTANCIA DE CONTRATAR UN PROFESIONAL QUE GESTIONE LA SITUACIÓN DE CONTENCIOSO

  1. Determinar la deuda real que te reclaman: BBS ABOGADOS se ha encontrado en muchas ocasiones con que los afectados no son conscientes de las cuotas que han impagado y de la cantidad que se les reclama. Por este motivo lo primero de todo es solicitar información a dichos despachos sobre la deuda que te reclaman, en cuanto a intereses y comisiones aplicadas junto con el desglose de cuotas impagadas. Desgraciadamente el burofax al que hacíamos referencia anteriormente, tan solo te especifica la cantidad total reclamada sin desglose, lo que provoca cierto desconcierto al afectado.
  2. Alcanzar un acuerdo de pagos, quitas, rebajas y rehabilitar el préstamo: Aunque el propio afectado tiene la capacidad de negociar, siempre es recomendable que un profesional gestione y negocie un acuerdo que beneficie a ambas partes. Desde rebajas hasta quitas de la deudas son opciones que siempre se barajan en una negociación.
  3. Preparar una hipotética defensa ante una situación judicial: El hecho de gestionar un asunto en fase contenciosa, tiene la ventaja de configurar una hipotética defensa ante el caso de no alcanzar ningún acuerdo y llegar a fase judicial. Como analizamos y profundizamos en el Blog de Oposiciones hipotecarias, el afectado dispondrá de 10 días para oponerse ante un procedimiento de ejecución hipotecaria o 20 días para contestar a la demanda de procedimiento declarativo ordinario.